Archive for the ‘La gran comilona’ Category

“La gran comilona”, una película de Marco Ferreri. 1973.

13/02/2010

Felipe, Ugo, Marcello y Miguel son cuatro buenos amigos que comparten el mismo gusto por la buena comida y, ocasionalmente, se reúnen para montar un banquete. “Pero esta vez es diferente”, advierte Ugo el restaurador que trajo con él sus cuchillos de cocina. Naturalmente, sus familiares están bastante escépticos sobre sus verdaderas intenciones para este fin de semana, pero les dejen irse. Después de haberse despedido de sus respectivas familias, los cuatro individuos acuden a una antigua casa familiar perteneciente a Philip, juez de profesión.

Poco a poco se levanta el misterio sobre su proyecto: tienen la intención de entregarse a los placeres de la carne … hasta la muerte. Puré, pollo, codornices, ostras, todo está ahí para llenar sus estómagos, pero al final empiezan por sentirse solos. Entonces Marcelo, piloto de línea aérea, invita a algunas mujeres para hacerles compañía. Andrea, maestra de escuela primaria, también, se apunta a la fiesta. Seguirá siendo al lado de ellos hasta el final. Mientras que las “chicas” acabaran por irse, disgustadas de tanto vicio!

Marco Ferreri ha reunido a sus actores favoritos para hacer una película de amigos, donde los actores mantienen sus propios nombres. Una película caracterizada de fisiológica por el director, que explica que la idea de la película le ha venido en mente después de compartir algunas comidas con los protagonistas de la película.

Cada uno de los personajes tiene un comportamiento infantil. En esta historia, los tres regresan y vuelen al mundo de su madre que no han dejado nunca. Felipe, por ejemplo, todavía vive con su ama de llaves y aún no ha sido destetado. Miguel aún práctica el baile con un tutú. Ugo está casado con una mujer castradora. Por último, Marcelo no deja de hacer el tonto como un verdadero niño.

Este largometraje ha causado un escándalo en Cannes. Pero Ferreri, aún rodando una pelí atrevida, nunca quisiera chocar a la gente. Si el público no quiere mirarse al espejo pues no es culpa suya. Él simplemente quería hacer una película que sea a la vez realista y onírica.

Todavía una cuestión sigue planteándose: ¿por qué demonios quieren suicidarse? Tal vez la respuesta esta en la diatriba de Miguel “Vanitas Vanitatis”. Quieren escapar de este mundo vano.

Advertisements